Una dieta sana y efectiva para perder peso luego del embarazo

No todas las mujeres tienen la bendición de que luego de quedar embarazadas, ganan sólo los 10 kilos que recomiendan los médicos y, mucho menos, perder ese peso tan rápido como lo ganaron. Tener un hijo es un sueño hecho realidad pero los kilos que quedan luego de tener al bebé suelen convertirse en la peor pesadilla de las mujeres por ello, le daremos una guía para que se deshagan de ese odioso peso de más de la manera más sana y efectiva.

Espere tres meses

Yo tengo sólo una hija y, puedo decir que mi embarazo fue un sueño: sólo aumenté 10 kilos y al día siguiente de haber tenido a mi bebé, ya pesaba 11 kilos menos pero, esto no es común en la mayoría de los casos en los que, la mayor parte de las mujeres lucen como si aún tuvieran 4 ó 5 meses de embarazo.

Supongo que es traumático ver esa enorme barriga y todas queremos salir corriendo a hacer una dieta de inmediato pero, los expertos aconsejan esperar de 6 a 12 semanas antes de iniciar un régimen de pérdida de peso.

Amamantar: un gran truco

Aunque, de acuerdo a la estadísticas, un 60% de las madres que amamantan ven reducir su peso a partir del segundo mes. La lactancia materna es la manera más eficiente de utilizar la energía adicional de su cuerpo relativa al peso ganado durante el embarazo en lugar de acumalrlo como tejido adiposo (1).

21 ALIMENTOS QUEMA GRASA

Descubre Nuestro Ebook GRATIS Hoy: 21 Alimentos Quema Grasa

  • Empieza a Perder Peso con Alimentos Saborosos!
  • Adelgaza Mientras Comiendo Recetas DELICIOSAS!

El desgaste de una madre que amamanta a su bebé equivale a una media de entre 500 a 750 caloría diaris. Por eso, es recomendable alimentarse en forma balanceada, es decir,  evitar picar entre comidas y los dulces además de tomar agua en cantidad para mantener la cantidad adecuada de leche (2).

Recuerde también, que la lactancia materna le ayudará a a bajar de peso tal porque la leche materna es un alimento altamente calórico y grasoso,  el bebé recibirá todas esas calorías que la madre pierde lo que hará que el bebé crezca y gane peso y que la madre reduzca medidas y pierda peso (3).

Adicionalmente a estas ventajas inmediatas, de acuerdo a un estudio realizado por la Universidad de Oxford, Inglaterra, las mujeres que amamantaron a sus bebés aun durante pocos meses, eran menos propensas a ser obesas 30 años más tarde (4).

Aumente la ingesta de proteínas y reduzca la de azúcares

Si usted es de las personas que regularmente ha hecho dieta, sabrá que los nutricionistas y entrenadores recientemente recomiendan aumentar el consumo de proteína porque la proteína ayuda a construir músculo y, a mayor masa muscular, más rápridamente su cuerpo quemará la grasa.

Según estudios recientes se ha evidenciado que toda dieta debería ser baja en carbohidratos y alta en proteínas por los innumerables beneficios que aporta. Para que una dieta sea saludable y consiga el objetivo de ayudarle a adelgazar debería incluir 50% de proteínas 30-35% de carbohidratos y 15-20% de grasas (5).

Una madre lactante debería reducir la ingesta de carbohidratos porque ellos se convierten en grasa y será más difícil perder peso. Recuerde que los carbohidratos se convierten en azúcar y luego en grasa y el consumo de grasas que pasa a depositarse en las zonas “problematicas” de las mujeres: vientre, caderas y trasero.

Camine regularmente

Nuevamente, es necesario que espere al menos de seis  a ocho semanas luego de haber dado a luz a su bebé para empezar cualquier rutina de ejercicio. En primer lugar, porque ya habrá tenido algo de  tiempo para acostumbrarse a la dinámica con el bebé y segundo porque, en caso de haber tenido una cesárea, los puntos internos estarán los suficientemente firmes para que realice cualquier ejercicio.

Aunque, de acuerdo al sitio KidsHealth, caminar ayuda a acelerar la recuperación después de una cesárea (6)

Nuestro consejo es que inicie poco a poco con caminatas diarias de unos veinte minutos, al menos tres veces a la semana, para empezar y vaya incrementado la frecuencia hasta alcanzar las 5 ó 6 veces a la semana.

Evite los xenoestrógenos

En primer lugar, debemos definir qué son los xenoestrógenos. Los xenoestrógenos son compuestos nuevos, hechos por el hombre, que  imitan el efecto de otros estrógenos (7).

Resulta totalmente inconveniente introducir en nuestro cuerpo otras hormonas como los xenoestrógenos, pues al imitar a nuestros propios estrógenos actúan enviando señales equivocadas a nuestras células provocando problemas de salud como crecimiento del endometrio, por tan sólo mencionar alguno de ellos. Y menos aún si usted se encuentra en período de lactancia en el que estas sustancias podrían pasar al bebé a través de la lecha materna.

Duerma tanto como pueda

Cuando yo estaba embarazada una amiga me dio el mejor consejo que pude haber recibido: cuando tu bebé duerma, duerme tu también, no limpies, no cocines, no hagas nada más que dormir.

Mi recomendación para todas las madres, sobre todo las primerizas, es dormir cuando su bebé lo haga. Otro amigo me dijo, el primer mes es horrible y luego me dijo bueno son los primeros tres o seis pero no es algo que una recién parida quiera escuchar. Señoras, los primeros meses son terribles, el bebé no concilia el sueño cuando nosotros quisiéramos sino cuando su cuerpo le indica y, en casi todos los casos, no logra siquiera entender qué es el sueño.

He visto bebés batallando para no dormirse sólo porque no saben cómo hacerlo por ello, mi recomendación sigue siendo: duerma cuando su bebé lo haga y más si le toca estar sola con el bebé durante todo el día como me tocó a mi.

Lactar suele absorber toda la energía de la madre y dejarla exhausta por ello, cada vez que amamante a su bebé, tome una siesta.

Además, recuerde que durante el sueño también se pierde peso y si no es reparador, seguro aumentará de peso.

Reduzca su nivel de estrés

El cortisol, también llamado hormana del estrés, es una hormona esteroide secretada por las glándulas suprarrenales. Es necesaria en el cuerpo en pequeñas cantidades porque nos ayuda a:

  •  Equilibrar el efecto de la insulina para mantener el azúcar en la sangre en el nivel adecuado y el uso de azúcar y grasa para obtener energía
  •  Colabora con el cuerpo en el control y respuesta al estrés
  • Ayuda a regular la presión arterial
  • Ayuda a regular el sistema inmune (8).

Pero, en niveles altos podría causarle desde transtornos a las glándulas suprarrenales, consumo excesivo de alcohol, depresión severa y hasta síndrome de cushing. Además el cortisol estimula el apetito y por los alimentos dulces lo que, dañará todo el esfuerzo que ha venido realizando para perder peso (9).

Por experiencia propia sé que esta época en la vida de toda mujer es estresante porque hay muchos cambios al mismo tiempo pero, procure disfrutar al máximo el hecho de ser madre y así podrá lidiar mejor con los cambios y su organismo se adaptará más rápidamente a ellos. También recuerde que usted le transmite todo a su bebé y si está estresada, él también estará inquieto.

(1) Amamantar adelgaza: ¿cuánto peso se pierde al dar pecho? Adelgazarte.net
(2) Dieta tras el parto, ¿cuándo se puede empezar? Serpadres.es
(3) 5 cosas que desconocías sobre la lactancia materna. Babycenter.com
(4) Amamantar adelgaza: ¿cuánto peso se pierde al dar pecho? Adelgazarte.net
(5) Los beneficios de una dieta alta en proteínas baja en carbohidratos. Elblogdelasalud.info
(6) Las mejores maneras de perder peso después de una cesárea. Livestrong.com
(7) ¿Qué son los xenoestrógenos? Mujeres-pro-salud.blogspot.com
(8) 10 señales que tienes altos niveles de cortisol. Vidalucida.com
(9) 10 señales que tienes altos niveles de cortisol. Vidalucida.com